Hazte seguidor@ :3

-ÓRDENES CERRADAS-

miércoles, 9 de febrero de 2011

UN AMOR IMPOSIBLE, RELATO DE SAN VALENTÍN


Chicas, envié a Wambie un relato mío, ¡y lo publicaron! ¡Y ya llevan 91 comentarios! Estoy tan contenta que os dejo aquí mi relato, a ver si os gusta. ¡Todo el mundo me dijo que era precioso! Gracias :DDDDD

Tenía ganas de verte, Ángel. Ver tus ojos azules y tu preciosa y blanca sonrisa, eso es lo que único que necesitaba. Verte de nuevo era la cosa más bella que podía acontecerse a diario en mi vida.

Y es que te amaba, aunque tú no lo vieses. Cuando pasabas de mí y mirabas a otro lado, no podía evitar soltar unas lágrimas. Unas lágrimas que se me clavaban en el corazón día a día. Y parecía que el mundo se derrumbaba. Quería olvidarme de ti, odiarte. Pero no podía, ¿a quién quería engañar? Te seguía amando. Y nada ni nadie podrían cambiar ese sentimiento que sentía por ti. Cada noche empapaba la almohada de pequeñas gotas saladas que rodaban por mis mejillas desde mis ojos. Unos ojos verdes que tú siempre, cuando éramos pequeños y amigos, me decías que eran muy bonitos. Ahora siempre los tengo rojos de tanto llorar. Llorar por ti, imbécil. Pero parece que no me ves.

Te miro, te observo desde mi pupitre, y veo a la persona que ha robado mi corazón, mi mente, y ha conquistado mis pensamientos desde que te conocí.

Esta mañana ha sido diferente a los demás, porque TÚ, no yo, me has mirado, y me has hablado. Me has dicho que tengo un pelo precioso, y unos ojos muy bonitos, aunque he notado que mentías. ¿Cómo te vas a fijar en mí? Estás coladito por Amanda, lo sé, no soy tonta. Veo como la observas, la admiras. Te la comes con los ojos. Y sé que la quieres. Pero yo te amo, Ángel. Y quiero que lo sepas. Tras años de silencio, te lo voy a decir. Quiero una oportunidad, ver tu reacción. Tal vez haya una posibilidad...

Esta mañana te he buscado por todas partes. He llegado al aula antes que nadie, para esperarte, y contártelo todo. Pero no aparecías. Qué extraño. Tú siempre llegas temprano. Y he esperado. Mientras tanto, los demás compañeros ya estaban llegando. ¿Por qué no vienes? Salgo del aula corriendo, buscándote, ante la mirada atónita de mis compañeros. Pero me da igual. Sólo me importas tú. Corro por los pasillos, hasta que te veo. Y es entonces cuando mi corazón se congela, y parece no querer volver a latir nunca más. Ahí estás, besándote; besándote con ésa, con Amanda.

Nunca más volveré a mirarte, ni a amarte; y sobre todo, nunca más derramaré una sola lágrima por ti.

Y ocurre. Por fin me mira, me mira atónito. Y es que he roto mi promesa. Estoy llorando, llorando por amor, por ti.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...